NIÑOS ABDUCIDOS

Por José Manuel Durán Martínez (  Investigador  )

        La clave de la Ufología se encuentra en el ámbito de las Abducciones. Si pudiéramos conocer lo que ocurre en estos escalofriantes episodios nos aportaría sin duda una avalancha de respuestas que hoy por hoy tanto los investigadores como la propia Ufología necesita  de un modo urgente.

        Desgraciadamente también en este terreno nos encontramos con el fraude, el afán de protagonismo y muchas de las Abducciones forman parte de historias inventadas, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. 

        Es mucho lo que se ha escrito sobre el Fenómeno Abducción pero son más las personas que aseguran haber sido secuestradas por alienígenas ya estuvieran conduciendo su vehículo por una carretera solitaria o durmiendo plácidamente en su propia habitación. Sean o no reales estos episodios nadie puede dudar de que existen muchísimos humanos que padecen una serie de síntomas que indican la más que posibilidad de que inteligencias no humanas estén involucradas en semejantes torturas. Entre los afectados se encuentran niños.

 

Quizá por la inocencia de los infantes los investigadores hemos creído que los testimonios de los niños presumiblemente abducidos contienen un valor incalculable porque sus palabras no están contaminadas y lo que cuentan lo hacen con gran sinceridad. Una persona adulta puede tener más acceso a la literatura OVNI o ver algún programa nocturno donde aparezcan abducidos de turno y de algúna forma, quizá inconsciente, modificar involuntariamente su propio testimonio. Pero en el caso de los niños no es tan sencillo y existe mayor probabilidad de que los infantes nos faciliten testimonios genuinos. Para sacarles información existe una técnica, un "Kit para el  Reconocimiento" que, lo decimos ya, actualmente nos parece caduco.

 

        ¿En qué consiste esta estrategia?. Muy sencillo. Lo creó  Budd Hopkins en su día y fue imitado por decenas de interesados por los OVNIs. Usaremos las palabras expertas de la autora del recomendable libro "Abducciones", Magdalena del Amo, que nos dice que este Kit para el Reconocimiento "consiste en una especie de barajas con varios personajes (un policía, Batman, Superman y otros fácilmente identificables por los niños). Entre ellos está la cara típica de un gris con sus grandes ojos. El kit para el reconocimiento debe presentarse siempre como un juego. Por ejemplo, Hopkins dice a los niños: Tengo aquí un nuevo juego que consiste en adivinar quienes son los personajes de las cartas. El niño empieza a hablar de estas imágenes; cuando llega la del gris, unos lloran y se abrazan a su madre; otros dicen que ese hombre los lleva por la noche al cielo; otros se ponen muy contentos y dicen que ese señor los lleva a un lugar a jugar con otros niños. Los que no han tenido nada que ver con abducciones no manifiestan ningún interés hacia el gris, simplemente no lo han visto nunca o dicen que no saben quién es".

 

        El autor también ha usado esta técnica en un caso ocurrido en un pueblecito vizcaino hace algunos años con resultados altamente satisfactorios pero si bien cuando el "Kit" fue inventado era válido y eficaz hoy por hoy nos damos cuenta de que ha perdido su eficacia en una gran mayoría de situaciones. A partir de ahora habrá que estudiar cada caso con lupa y dependiendo del ámbito social en el que el niño se desarrolla le daremos mayor o menor crédito al "Kit para el reconocimiento".

 

        En la actualidad estamos gozando de un momento complicado para el estudio de las abducciones en niños pequeños ya que el mercado nos está ofreciendo un buen número de objetos que hacen una clara referencia a los alienígenas con la imagen típica de los Ebes. Aunque esto ya existía hace tiempo en EE.UU. y otros países es ahora aquí en España cuando en pocos meses se ha iniciado la grismanía.

        Para empezar en los locales de "Todo a Cien" nos encontramos con pequeños llaveros que representan a un gris de cuerpo entero destacando la forma de sus ojos y cuya "piel" brilla en la oscuridad.

        Otro de los insólitos llaveros presentan un bote que guarda, como si estuviera en formol, un feto de Ebe que puede ser iluminado con un haz de luz roja que lo hace muy interesante por la noche.

        Estos llaveros han "volado" y hemos podido comprobar a niños de corta edad pedirle a sus respectivas madres "uno de esos extraterrestres".

        En poco tiempo hemos podido recoger diferentes pegatinas con la imagen típica de un Gris así como peonzas en forma de OVNI y con un extraterrestre en su interior.

        En el mercado nos podemos encontrar también sacapuntas con la forma de estos "bichos" por no hablar de colgantes y pendientes que  en joyerías se están vendiendo, incluso existen relojes que juegan con la fisionomía alienígena. La imagen de los secuestradores es ya más conocida para la mentalidad del niño quien al observar uno de estos dibujos comprende ya que son alienígenas, crea o no en ellos.

        En época de Carnavales observamos también como se vendían máscaras de extraterrestres y diferentes productos de golosinas nos enseñan pequeños grises deportivos, con las poses más diversas.

        El último objeto que hemos adquirido vale apenas 25 pesetas y se trata de una bolsa de patatas cuyo envoltorio contiene tres o cuatro Ebes verdes y de ojos rasgados, grandes y negros. Tal vez por la novedad, en el kiosco en el que yo suelo comprar se agotaron en breves minutos.

        Resulta también curioso que en uno de los últimos juegos de ordenador sobre Baloncesto una de las camisetas de los equipos a crear tenía como logotipo la típica cara de los protagonistas de la Ufología, los grises. Otros juegos de ordenador muestran también este típico  ser con el que debemos codearnos para conseguir nuestros objetivos o, simplemente, pasar un rato divertido eliminando a varios de ellos.

        Dentro del ambiente de la música Rock y en establecimientos donde se venden camisetas de grupos de Heavy Metal también podemos encontrarnos con prendas con la imagen característica de los grises.

 

        Con estos datos comprendemos que de un tiempo a esta parte la imagen de los grises ya se ha integrado en el ámbito juvenil. Algunos pueden pensar que es un modo más de procurar concienciar a las nuevas generaciones de que "Ellos" están aquí aunque sinceramente, yo no lo pienso ya que este tipo de habilidades comerciales se  mueven más por la pasta que por experimentos gubernamentales o sociales. Fuera una cosa u otra lo importante es conocer que ahora son muchos los niños que tienen acceso a estos t objetos y que van adquiriendo un tipo de opinión sobre los dibujos que presentan unas caras alargadas sobre un cuerpo frágil, unos rostros de importantes ojos negros y que para colmo son extraterrestres. Estos detalles no anulan, en absoluto, el "Kit para el reconocimiento", pero el investigador debe cerciorarse más aún de que el posible afectado no conozca  la imagen de los grises ya que ahora son juguetes con los que poder montar tus propias aventuras. Sin embargo tal avalancha de objetos ebemaniacos podrían "sacar a la luz" algunos recuerdos ocultos en la mente de los infantes. ¿Surgirán ahora nuevos casos de Abducción?.

 

        Desgraciadamente la mentalidad de los niños está siendo manchada por diferentes series de televisión dirigida precisamente a ellos o bien emitidas en un horario que "coincide" con montones de chicos sentados frente a la caja tonta.  Ya hemos localizado dos series de dibujos animados que relatan casos de abducciones y los chavales van teniendo una pequeña idea de lo que "Ellos" nos hacen y a pesar de que los dibujos están hechos en plan de broma, etc, no quita que inconscientemente el niño pueda inventarse algún día un episodio no real de abducción.

        Esto no explicaría la mayoría de los síntomas que padecen los presuntamente secuestrados pero no debemos olvidar que a partir de ahora hay que prestar mayor atención a las investigaciones que se desenvuelvan en este ámbito del misterio a pesar de que no anula al cien por cien la técnica aludida pero sí nos indica, por obvias razones, que debemos prestarle más interés que antes a otras pautas del niño e incluso echar un vistazo a sus juguetes para ver qué podemos encontrarnos.

 

 

 

Página de Vizcaya