DUENDES


Por: Juan Carlos Naranjo Ortega (  Investigador Sede Guadalajara.)

 

A través de la historia se han presentado una gran diversidad de fenómenos que aparentemente no tienen alguna explicación lógica como por ejemplo las apariciones de fantasmas, los avistamientos de OVNIS, y hasta algunos de origen divino como las Apariciones Marianas, en fin. 

Pero también en esta gran diversidad de eventos hay el contacto de DUENDES seres “mitológicos” con humanos además de que estos tiene muchas leyendas, en las cuales se le atribuyen poderes, y en algunas partes hasta son objeto de adoración y hasta se les atribuyen milagros.

            Existe una gran variedad de seres con las características de los duendes como son: los Silfos, Duendecillos, Elfos; Diablillos, y otros.

            Estos seres siempre se les a considerado como seres benéficos aunque siempre abundan los seres malvados, este tipo de seres principalmente viven cerca de la naturaleza, en Bosques, Lagos. Se les llama a estos seres como

            “Inteligencias invisibles”, considerados como “inmortales dioses de la tierra, pues se cree siempre han existido desde el inicio de los tiempos.

            Este tipo de seres siempre se les ha conocido como juguetones, al mover objetos de las casas, desaparecerlos, e incluso son los mejores compañeros de juegos de algunos niños.

            En la actualidad no se cree en la existencia de estos seres pero quienes se han topado con ellos no están muy seguros……. 

Hay una Pueblo en Michoacán que en tiempo fue asediada por un ser de estos

Esta localidad es Paracho Michoacán, este Pueblo es muy conocido por su artesanía en materia de fabricación de Guitarras, esta a 20 minutos de Uruapan, es una localidad que se encuentra a las faldas de un cerro, no es un lugar muy grande, lo es como cualquier otro, sus calles son empedradas, la mayoría de sus casas, son de madera, con bardas de como 1 metro de piedras grandes y semiredondas enlamadas por el la humedad, por su contacto con la naturaleza siempre se respira un aire fresco y agradable; a la lejanía se pueden ver gran cantidad de montañas y cerros.  

Cuenta con una pequeña plaza con su tradicional Kiosco al centro en donde continuamente hay eventos culturales en especial a mediados del año, enfrente hay una Mercado donde las amas de casa compran los alimentos venden, Birria, frutas, tortillas hechas a mano, menudo etc.

A un lado de la Plaza también se encuentra la presidencia, en la cual en la calle hay un corredor muy ancho el cual aprovechan los comerciantes  para vender Pan un delicioso pan muy temprano en las mañanas. 

La mayor parte de la gente es indígena, gente analfabeta, pero muy inteligente,

Llena de historias y leyendas gente con vestimenta típica, muy colorida además de su inseparable rebozo que cuando no lo traen enredado entre la espalda y el cuello, lo usan para cargar a sus bebes haciendo un ingenioso “portabebes” con él atándoselo a las espaldas. 

La mayoría hablan tarascó y español, aunque siempre prefieren hablar en tarascó pues no quieren perder sus tradiciones, son gente muy pobre y humilde,  trabajadora y honrada que cuando aun no sale el sol ya están en sus actividades diarias.

A un lado de la Plaza también esta la calle principal en la cual los autobuses furtivos bajan y suben gente, en este aspecto se ve mucho movimiento a cada momento llega y se va gente, pues hay varios pueblos pequeños alrededor de allí que por motivos familiares y  comerciales son visitados constantemente.

También cuenta con su primaria y su secundaria en donde muchos niños van a estudiar. 

El pueblo en general es un lugar tranquilo, lleno de bullicio en las mañanas y por las actividades varias de su gente y silencioso y tranquilo por las noches, por su cercanía con el cerro las mañanas son muy frías y en temporadas de lluvias son muy abundantes. La mayor parte de la gente se mantiene de la hechura de las Guitarras, algunos otros siembran, ya sea maíz, o caña que es lo que principalmente se cultiva. 

Las viviendas cuentan con lo básico dos o tres cuartos casi siempre para una familia numerosa, una cocina en la que generalmente no se usa gas sino que usan leña, no cuentan con servicio de drenaje, y la mayor parte tampoco tiene agua potable, la cual es proporcionada periódicamente por un vendedor que lleva su contenedor en una carreta jalada por un Burro, (el cual es muy útil en una gran cantidad de actividades que realiza la gente en este pueblo), el agua es vaciada a unos tambos la cual es usada posteriormente hasta la siguiente vez que pase el vendedor, por lo que tienen que economizarla 

            La gente mayor tiene muchas historias que contar, en especial una la de un Duende que habita en el cerro en el cual a sus faldas descansa el Pueblo.

Ese cerro es tupido de arboles principalmente de pino, habitado por diferentes especies de animales, tiene un terreno principalmente duro y en algunas partes arenosos, hay una gran variedad de plantas por lo que constantemente visitado por las personas pues del se obtiene la leña  la cual usan para cocer sus alimentos y demás usos la cual con ayuda de un burro es bajada de este cerro, además de que a veces se van a cazar conejos o demás especies. 

Los viejos cuentan que un día hace algunos años un muchacho llamado Mario Sandoval  estaba cazando conejos solo por gusto, al igual que muchas veces lo había atrapado el atardecer en las partes altas del cerro, al darse cuenta de que ya estaba oscureciendo trato de desandar el camino, en ese tiempo era tiempo de lluvias y estas se presentan sin mucha antelación, se dio cuenta que iba a empezar a llover, trato de apresurarse, bajaba por la pendiente apoyándose de los arboles, y de repente voltio y observo un hermoso conejo  negro, pero de un tamaño casi al doble de uno normal, penso que al matarlo podría presumir a sus amigos y familiares de su excelente caza.  

Y sin importarle que ya estaba oscureciendo y pronto llovería se lanzo a cazar el conejo, el conejo asustado corrió, y corriendo tras de el Mario, esquivaba arboles brincaba rocas pero no quería dejar esa presa escapar, al tomar un camino llano y ver que el conejo se escapaba paro su carrera maldiciendo su suerte, y el conejo también paro, como si invitara a  Mario  a seguir  la persecución, el extrañado camino poco a poco hacia el conejo el cual no se movía de su lugar. 

Sólo cuando estuvo demasiado cerca continuo su huida, aquello refrendo el espíritu de caza de aquel muchacho y continuo la persecución cada vaz se iban metiendo a caminos más difíciles, con plantas que cubrían gran parte del terreno y  no dejaban caminar plácidamente, algunas plantas espinosas habían rasgado la ropa del muchacho además de que la noche ya estaba cayendo iluminada por una luz intensa de la luna la cual aun permitía una buena visión las gotas de agua empezaron a caer y se dio cuenta de su error, inmediatamente quiso regresar, pero escucho un grito a sus espaldas, y soplo un viento fuerte, muy frío.  

Al voltear para proteger sus ojos de las pequeñas ramas que arrastra el viento observo al conejo sobre una piedra la cual extrañamente no había sido invadida por las plantas ni lama como otras piedras a su alrededor.-Mátame. Escucho, un escalofrío lo sacudió e inmediatamente se justifico diciendo que lo había imaginado.- Mátame. Volvió a escuchar, cayo de espaldas volteaba a todas partes para ver de donde provenía esa voz, de repente reparo en el conejo que estaba mirándolo fijamente.- Mátame volvió a escuchar y vio que la voz provenía del conejo aunque este no movía su boca; 

.-Tienes miedo. Se volvió a escuchar, y vio que la voz no solo venia del conejo sino de todas partes, la lluvia arrecio gruesas gotas empezaron a mojarlo, no podía moverse, sentía pánico y de repente escucho:

.-Tienes miedo no es así como crees que yo me siento cuando me tratan de matar para satisfacer tus gustos, como crees que se siente el árbol que van a cortar, este ha sido mi hogar durante siglos, he tolerado sean cortados pues estos son necesarios al hombre al cual debo de servir y ayudarlo desde mi escondite en las profundidades de este lugar pues soy uno de los guardianes de estas tierras. 

Un relámpago ilumino el cielo y aquel muchacho cerro los ojos por la intensa luminosidad de el relámpago, al volver a abrir los ojos en lugar de aquel conejo vio a un hombrecillo pequeño, con ropas raras, y siguió escuchando:

.- He decidido que ya no me esconderé mas estaré aquí siempre y todo aquel que pase recordara que yo soy el guardián yo protegeré al quien me lo pida y molestare a quien me ofenda pues soy un ser como tu que merece respeto igual que cada ser viviente de este ser. Ve y divúlgalo, lleva este mensaje a tu gente y que recuerden que siempre estaré aquí. 

Un nuevo relámpago ilumino el cielo pues ya llovía intensamente al voltear de nuevo el ser había desaparecido. Lagrimas empezaron a rodar en sus mejillas confundidas con la lluvia y empezó a correr desesperado  cuesta abajo la oscuridad era total solo iluminada momentáneamente por los relámpagos. 

Al llegar a su casa a las orillas del pueblo, entro corriendo gritando: El guardián, el guardián, su madre asustada salió a su encuentro, el solo atino a llorar abrazado en el regazo de su madre.  Lo acompaño a su cama y quedo dormido. 

En la madrugada despertó , .- El guardián volvió a gritar, EL guardián

Esta vez su padre que ya era una persona muy vieja fue a ver que le sucedía, este le contó todo lo que le ocurrió y todo lo que le dijo aquel extraño ser. 

            Hombre acostumbrado a oír relatos de esta índole, y testigo de algunos otros no dudo de las palabras de su hijo recomendándole que fuera a la iglesia a confesarse y rezar inmediatamente como buen católico religión que profesa la mayoría de la gente. 

Su padre en sus constantes reuniones con otras personas, amigos y familiares, por las tardes y noches en la plaza;  gente anciana que se sienta a platicar de su vida aunque ya la halla contado mil veces, a recordar tiempos pasados y los posibles tiempos futuros para sus hijos y nietos. 

Con solemne seriedad y con respeto empezó a relatarles lo que a su hijo le había acontecido, tratando de no targirvesar los acontecimientos, aquella gente lo escucho con atención, asomando en su cara gestos de asombro, al terminar su relato un profundo silencio sé cirnio sobre aquel grupo de amigos. 

Entonces una anciana descendiente de los curanderos de esa región hablo:

“La naturaleza cuida a los seres humanos y se cuida de ellos, hay pequeños “Dioses” de las plantas que se encuentran en ese cerro, y con nuestra conducta los hemos molestado, lo mejor será cumplir con su modo de ser, y no tendremos problemas, así que díganselo a hijos, padres, nietos vecinos de como deben de comportarse al ir hacia aquel lugar y de no hablar mal de ellos que aunque no dañan a la gente;  no se sabe…..” 

Todos asintieron con la cabeza aprobando lo dicho por la anciana.

Al día siguiente se dirigieron hacia el lugar en donde todo había ocurrido, parando varias veces  pues al volver a aquel lugar al muchacho le entraba un miedo profundo, animado por sus amigos continuaba su camino, el silencio reinaba sobre aquella peregrinación, de pronto empezó a soplar un viento helado, todos elevaron la vista hacia el cielo pues creían una lluvia pronto se presentaría, pero no había una nube, todos se miraron extrañados pero nadie atino a decir algo. . - Sigamos. Grito alguien, Mario que iba como guía, dudaba del camino que había tomado, hasta que empezó a reconocer el primer lugar en donde vio a aquel formidable conejo.- Es por ahí. Dijo señalando con el dedo.

            Aquella peregrinación empezó a andar aquel camino cada vez más difícil pues algunas plantas cerraban el camino. 

.- Miren, miren grito una señora. Todos voltearon y un sentimiento de temor cruzo sus mentes, allí sobre la piedra en el que el muchacho había observado al conejo y del cual había desaparecido se encontraba una roca asemejando una estatua, al parecer era resultado de la erosión natural, pero era tan clara y perceptible si forma que parecía que alguien lo había hecho, era un hombrecillo de como un metro de estatura con un sombrero, pantalones y un chaleco, su cabeza era un poco grande con largas orejas y su boca en forma de circulo y un poco abierta. 

Aquellas personas y tuvieron reacciones encontradas  lo miraron larga y detenidamente, vociferando algunos hombres que cientos de veces habían pasado por ahí y nunca lo habían visto, otros tanto confirmaron esto, que conocían perfectamente esos lugares y esa estatua no se encontraba. 

Al observar aquella abertura en su boca alguien tomo un pedazo de rama del suelo que asemejara un cigarro y se lo puso en la boca, como muestra de ofrenda, la cual quedo como forma de expresar que se pedía favor y protección de aquel guardián. 

Una vez mas todos  se miraron y en silencio quedaron en común acuerdo con el duende. Todos bajaron tranquilos y en paz pues sabían lo que tenían que hacer.

            Durante muchos años cada vez que alguien subía al cerro y cruzaba por aquel lugar iban y visitaban a aquella estatua, y no faltaba quien le platicara sus problemas y le pidiera consejos, pero siempre tomaban algún pedazo de rama y se lo ponían en la boca aquella ofrenda que es tradición en aquel lugar. 

La relación aquella se volvió parte de todos los días y a veces aparecieron relatos sorprendentes como la de un señor llamado Don José  que subió como siempre a cortar leña para su hogar, paso por la estatua y le puso su cigarro además de pedirle protección en su estancia allí para que no le pasara nada, entonces escucho el canto de muchas aves como si le respondieran, volvió a sus actividades y sin darse cuenta el atardecer lo encontró en  la parte mas alta del cerro, su burro ya iba tupido de madera y empezó a inquietarse, Don Losé  trato de calmarlo y de pronto se dio cuenta de porque la incomodidad de su burro un lobo se acercaba a ellos, había pocos lobos en aquella zona y solo vivían en aquellas partes altas de la montaña, el Señor tomo un palo para intentar defenderse pero ya era muy viejo. 

De pronto otro lobo salió a espaldas suyas, creyó que no saldría vivo de allí pero observo que era un lobo diferente era un lobo más grande y fuerte que el común de los lobos además de que sus ojos eran de un color blanco, el primer lobo que aparecía se lanzo contra él, y cuando ya casi lo alcanzaba el otro lobo lo intercepto en el viaje, los lobos  rodaron un poco cuesta bajo, y al incorporarse se miraron largo rato con el cuerpo tenso preparado para el ataque, nuevamente empezó la lucha y los colmillos relucían en la ya penumbra, pero la superioridad del lobo que apareció a las espaldas del Don José  era muy evidente, el otro lobo huyo herido, el señor contemplo a aquel lobo que lo salvo, de pronto el lobo Volvió la cabeza y miro fijamente al señor este penso que lo atacaría pero observo en sus ojos que no seria así, de su garganta salió un Gracias sin pensarlo, el lobo lo miro un poco mas como diciéndolo que no había nada que agradecer y empezó a caminar y desapareció entra la maleza, el, anciano entonces comprendió que tal vez ese lobo era el duende al que horas antes le había pedido su protección, empezó a hablar agradeciendo en voz alta hablando al viento, a las plantas y aquel duende  guardián de aquel lugar. 

Tomo su burro y tranquilamente inicio el descenso alumbrado por una luna que resplandecía en el cielo, al día siguiente el pueblo entero sabia de lo ocurrido y de como el guardián de aquel cerro había protegido la vida de aquel señor, un sentimiento de agradecimiento se expandió por el pueblo pues tenían la seguridad de que la naturaleza era parte de ellos y  no los dejaría solos.  

Empezó a ser frecuente de que al subir el cerro tener la sensación de que alguien los miraran, en mucho tiempo no se presentaron casos de peligro en el cerro e inclusive una vez una niña pequeña de apenas siete u ocho años que horas antes había salido de su casa porque su madre la había regañado la niña sin saberlo se empezó a internar en el cerro su hermano vieron que se dirigían hacia allá pero como era común que jugaran en la parte baja no le hizo  caso, en la noche su madre buscaba a su hija y no la encontraba fue con sus padre, con sus hermanos con la esperanza de que había ido con ellos, fue con amigos y la respuesta era siempre negativa, la madre se empezó a preocupar pues nunca salía lejos de su casa, Además, que ya tenia horas buscándola ya era casi de madrugada, despertó a su hijo  y les pregunto de su hermana contestándole que la había visto que iba hacia el cerro y que no la había visto regresar, para esas alturas varios amigos y familiares estaban allí ayudando en la búsqueda.

            Al escuchar aquellas palabras del niño salieron inmediatamente a buscarla llevando lamparas de mano al cerro, gritaban su nombre  y no contestaban la madre empezó a llorar desesperada, se internaron mas adentro  y no aparecía, el frío ya era muy fuerte por lo que  tenían que encontrarla pronto,  se  internaron mas adentro del cerro llamando a la niña. 

La madre se sentó desconsolada en una roca y volteo  hacia un  lado, una luz resplandecía claramente, pero no era una de las lamparas que llevaban era como un pequeño sol que resplandecía, le dijo a todos que voltearan y quedaron sorprendidos de aquella luminosidad que nunca antes habían visto, el frío era intenso, todos con cierto temor caminaron hacia aquel lugar menos la madre que iba al frente la luminosidad estaba como a unos cien metros poco  a poco se acercaron a unos metros de llegar la luz se empezó a desvanecer la totalmente, .- Aquí esta, Aquí esta se escucharon los gritos de la madre, y hacia era la niña estaba dormida plácidamente con unas ramas protegiéndola con una forma de un tipo de coraza,  al levantarla la mama noto que la niña no estaba fría estaba hasta un poco calientita, despertó en ese momento por el alboroto de la muchedumbre; 

.- Donde esta mi amigo mami, pregunto, .- ¿Cuál amigo? Pregunto extrañada la mamá .- Un señor chiquito respondió, como me perdí apareció y me dio de comer zarzamoras que corto de unas ramas y me canto una canción y me dijo que no me preocupara que muy pronto ibas a venir a buscarme y me durmió en esa camita, señalando el lugar en donde  estaba dormida.

Al escuchar esto dijeron que había sido el duende que él la había cuidado, la madre interiormente le agradeció  a ese guardián por ese favor. 

A través del tiempo siempre se oyeron hablar de historias semejantes de personas que eran ayudadas por el duende, pero no siempre fue así, un Señor como de treinta y tantos años conocido por todos como Chuy era muy incrédulo y un fanfarrón al conocer la leyenda de este ser dijo que él lo iba a retar, subió al cerro y durante largo rato se dedico a buscar a aquel Duende, gritándole que saliera que no se acobardara, que el había acabar con el, duro mucho tiempo en encontrar la estatua pero al fin lo encontró ahí se encontraba  impasible como lo había estado por  tantos años, Chuy la miro largo rato  diciéndole que lo quería ver, ofendiéndolo, tomo una rama y empezó a golpear la estatua y a escupirla incitándolo a que apareciera;  de nueva cuenta, cuando se canso de ofender a la estatua de el duende, inicio su descenso, cuando casi llegaba a las faldas de el cerro escucho unas risa, cerca de donde estaba, pensando que era alguien a quien conocía se puso a gritar preguntando quien estaba por ahí, la única respuesta que recibió fueron mas risas, no le dio importancia y se dirigió a su casa.

Ya en su casa  comió y se puso a cortar leña un rato, y acomodarla para protegerla de la lluvia,  al llegar la noche se dirigió para a su cuarto que en aquellos lugares son construcciones de madera en forma de casa de campaña con madera de Pino, muy bien ensamblada y clavada, son construcciones resistentes y guardián muy bien el calor en su interior, por lo que son muy confortables,  en lo general en la parte alta tienen un granero para guardar granos de maíz para poder hacer las tortillas. Las personas que ya las compran hechas en la plaza las usan para guardar la leña.     

Llego a su cama la destendio y se acostó y se durmió en la madrugada oyó que alguien le hablo: .- Chuy, Chuy,  despertó y encendió la luz y vio en su reloj eran las 3 de la mañana salió pensando que era su padre, pero no había nadie e incluso fue al cuarto de sus padres preguntando que si ellos le habían hablado diciendo que no.  

Le extraño un poco pero nuevamente fue a dormir, cuando casi conciliaba el sueño nuevamente le  Hablaron: Chuy, Chuy nuevamente salió ahora enojado pero no había nadie afuera, volvió a dormir a el día siguiente se levanto y empezó a cambiarse al estirar la mano para tomar su reloj vio que no se encontraba, aseguro que lo había dejado allí en la noche e incluso recordó que había visto la hora durante la noche, busco debajo de la cama, entre las cobijas pero no lo encontró, en ese momento su madre le hablo para que desayunara para que se pudiera ir a trabajar, al llegar a la cocina pregunto a sus padres si ellos no habían tomado el reloj recibiendo una respuesta negativa diciendo que ellos no agarraban sus cosas, enojado se dirigía su trabajo y antes paso a su cuarto a recoger sus cosas que las guardaba en el granero, para subir allí Contaban con una pequeña escalera  para subir en un hueco que tenían en el techo, subió por las escaleras y asomo solo medio cuerpo al granero pues tenia sus cosas a la mano, al tomar sus herramientas escucho nuevamente las risa que antes había escuchado en el cerro se asusto, pero se puso a buscar creyendo que era algún niño que estuviera jugando a las escondidas pues era común que se metieran a su casa, reviso pero no encontró nada, apresuradamente bajo de allí y puso la tapa para cerrar el hueco del techo. 

Tomo sus herramientas y se dirigió a su trabajo el cual era la fabricación de guitarras, olvido el incidente por el resto del día y al volver a su casa en la noche, nuevamente pregunto si no habían visto su reloj, recibiendo la misma respuesta negativa, salió un poco afuera, y fijo sus ojos en el cerro, recordando su confrontación con el duende, entro a su cuarto y vio un rato la tele, al aburrirse la apago, durmió un rato y nuevamente oyó la risa que antes había escuchado despertó y puso atención tratando de encontrar el lugar de donde procedía la risa, entonces oyó que algo cayo al suelo, haciendo ruido, inmediatamente prendió la luz y vio en el suelo su reloj,  lo levanto y al ver de donde había caído vio En una esquina en donde no llegaba la luz del foco unos ojos rojos que brillaban, penso que era una rata y tomo la tranca de la puerta con la intención de matarla,, entonces volvió a oír la risa y vio que provenía de lo que él creía era una rata, cayo en la  cama asustado, volvió a ver el lugar de donde provenía la risa y de la semioscuridad de aquel rincón salió un hombrecillo con orejas largas, chaleco y un sombrero, .- Eres el duende murmuro asustado chuy, entonces el duende volvió a reír, .- Si, contesto tu me retaste y aquí estoy, ha, veo que ya tienes tu arma, entonces chuy vio su mano y vio la tranca que momentos antes había tomado, .- Vamos pégame, lo incito el duende, lo único que atino a hacer Chuy fue meterse bajo las cobijas y desesperadamente se puso a rezar implorando al duende que lo dejara, que lo perdonara, de respuesta volvió a escuchar aquella risa.

     Al día siguiente, su madre al ver que aun no se levantaba fue a ver que pasaba, al entrar vio que estaba envuelto e las cobijas y lo movió para despertarlo, entonces Chuy grito  y Grito que lo perdonara, su madre al ver que reaccionaba de esa forma trato de calmarlo cuando por fin lo logro le dijo todo de como  había retado al duende  y como aquella noche lo había visto allí en su cuarto, su madre le aconsejo que fuera a la iglesia a rezar y pasara con Doña Matilda que ella lo podía aconsejar pues era la curandera de el lugar. 

Chuy siguió las indicaciones de su madre, primeramente fue a la iglesia y rezo como nunca antes lo había hecho, al salir un poco más tranquilo se dirigió a la casa de Dona Matilda que se encontraba en las orillas de el pueblo, al llegar a ella toco la puerta abrió Doña Matilda era una mujer chaparrita, medio gordita, de tez morena y ojos verdes penetrantes,  saludo a Chuy y este le expuso todo su problema al terminar con una sonrisa en los labios Doña Matilda le dijo: “Hiciste mal Chuy, no debes de retar a los duendes pues te pueden llegar a dañar tienes suerte de que este duende no sea malo, solamente te quiso dar una lección para que lo dejaras en paz y a la vez cumplirte tu deseo de  verlo, te  diré lo que puedes hacer vuelve a subir al cerro con una ofrenda, ve a donde se encuentra  su estatua y pídele disculpas, que ya no dudas de su existencia y por favor te deje en paz, y solo espera a que en verdad te deje en paz pues lo que hiciste no se si te perdone.”

     Al terminar de escuchar esto Chuy agradeció el consejo de Doña Matilda se volvió a dirigir a la Plaza, compro pan, miel y una botella de vino, con las ofrendas en la mano se dirigió de nuevo a el cerro al llegar a la estatua puso las ofrendas alrededor de la estatua  pidiéndole disculpas y que por favor lo dejara en paz que lo disculpara por todo lo que había hecho que estaba arrepentido.

    Se quedo un rato más platicando con la estatua al terminar, nuevamente se dirigió a su casa, al llegar la noche no quiso ir a su cuarto a dormir pero su madre lo animo asegurándole que ya lo había perdonado el Duende y que ya no lo iba a molestar pues estaba arrepentido, no con muchos ánimos fue a su cuarto, y se volvió a meter bajo las cobijas en la madrugada Chuy todavía no podía conciliar el sueño y de nuevo escucho la risa de el duende, al oír esto Chuy se puso a implorar que lo perdonara aun bajo las cobijas, temblando de miedo.

 .- No tengas miedo mírame oyó que hablaba el Duende, saco la cabeza de entre las cobijas y lo vio ahí donde la noche anterior estaba. .- Sé que estas arrepentido, prosiguió el duende y te creo ya nunca te volveré a molestar solo quiero que sepas que acepto tus disculpas porque son sinceras, ahora somos amigos cualquier favor que quieras puedes pedírmelo y te ayudare pero para la próxima ocasión ten cuidado de tus palabras, Chuy agradeció las palabras de el duende y escucho un ruido a su lado al volteo para ver que era y no vio nada y al ver de nuevo el lugar donde se encontraba el Duende vio que este había desaparecido, volvió a acostarse y por la impresión recibida pronto lo domino el dueño al día siguiente contó todo a su madre, diciéndole Que se lo había dicho que lo mejor seria que nunca lo volviera a molestar . Desayuno y salió rumbo a su trabajo al salir a la calle nuevamente miro a el cerro agradeciéndole que lo halla disculpado.

 Se dice que ya nunca fue molestado y como su padre tenia sembradío de maíz siempre dio las mejores cosechas atribuidas hacia el duende.

Pequeñas y grandes historias se tejen alrededor de este tipo de seres pues este no es un caso aislado en el tiempo se ha sabido de muchos casos en donde existe un duende.

Si se tiene  que creer en ellos es criterio de cada quien, pues en el mundo hay cosas que aun no conocemos ni comprendemos, tanto maravillosas como terribles   pero lo mejor seria no molestarlos pues nunca se sabe…….  

  Página de Guadalajara