Y entonces los navarros se volvieron pesarosos
de que hubiera muerto su valiente y gentil señor.
Y llegaron a Navarra y cuando les oyeron,
se levantaton por el país llantos, gemidos y lamentos,
porque su señor legítimo había muerto,
y porque había dejado su reino sin hijos.

Muerte de Teobaldo II al regreso de la Octava Cruzada
G. Anelier de Toulouse


Sancho VII el Fuerte. RoncesvallesCarlos III el Noble. Catedral de Pamplona .

 

La información recogida en esta página puede ser utilizada por quien quiera, siempre y cuando se mencione claramente a sus autores. Si alguien cree que alguno de los datos aportados es equivocado, le agradeceremos que nos lo comunique.
© Manuel Sagastibelza & Maite Forcada. 1-7-2000