BORRASKA. Ciberfanzine de literatura subterránea. Número 5Escríbenos

 Indice

Distri

Otros números

Enlaces

Inicio

 

LOS MUNDOS MARGINADOS

(Poemas de la cárcel)

David González

 

 

denominación de origen

  

la misma palabra lo dice: cárcel.

diminutivo de cárcel: reformatorio.

sinónimos de cárcel:

penal

presidio

correccional

penitenciaría

(los dos últimos incluyen

matiz de regeneración).

prisión es palabra escogida

o forense.

se la conoce también por otros nombres:

talego (el más extendido)

maco

trullo

trena (germanismo).

los gitanos la llaman estaribel

o estar,

que viene a ser lo mismo

pero abreviando. sin embargo,

cuando estás dentro de una,

cuando te ves allí metido,

el nombre es lo de menos,

no tiene mayor importancia,

lo único que cuenta,

es que siempre,

en todo momento,

es una cárcel.

una cárcel, tío.

  

spray nasal

 

 

el boqueras desparrama el contenido

de mi bolsa de viaje por encima

de la piltra y examina, una a una,

todas mis pertenencias.

¿qué es esto?

me pregunta,

cogiendo un tubo de spray nasal

y poniéndomelo delante de las narices.

gotas para la nariz.

tengo el tabique nasal desviado

y no respiro nada.

después registra los compartimientos

laterales de la bolsa de viaje,

y mira también en las asas.

no encuentra nada. entonces

se pone unos guantes de plástico,

finos y transparentes,

y me dice que empiece a desnudarme.

empiezo por la lima.

la saco por encima de la cabeza,

sin desabotonarla, y se la doy.

le aprieta el cuello y los puños.

sigo por los calcos.

los dobla,

los sacude, revisa las suelas.

el pantalón.

lo agarra por la cintura,

lo palpa.

mucha gente esconde ahí

las posturas de chocolate

y las papelinas de caballo.

los calcetines.

¿los calzoncillos

también me los tengo que quitar?

¿a ti que te parece?

si tienes complejos de cualquier tipo

- la polla pequeña, por poner un ejemplo -

aquí se te quitarán todos de golpe.

agáchate

y haz unas cuántas flexiones en cuclillas.

solo le falta meterme un dedo por el culo.

el dedo índice, como en las películas.

el spray me lo voy a llevar.

hasta que el médico

no te lo autorice

no puedes tenerlo.

no te van a quedar más cojones

que aprender

a respirar

por la boca.

 

 

 

depósito legal

  

me lo dijo mi madre.

a ella también se lo dijeron:

escúcheme señora, yo,

lo único que puedo garantizarle

es que su hijo ha entrado

vivo aquí; ahora bien,

lo que ya no sé,

lo que ya no puedo

garantizarle,

es cómo va a salir.

se lo dijo

el director de la provincial.

mientras se lo estaba diciendo,

fuera, en el patio

de la segunda galería,

estaban a punto

de cargarse al Rana.

el Rana, de rodillas,

atragantándose con sus propias lágrimas,

suplicando

por su vida:

¡por favor, tío!

¡no me mates!

¡por lo que más quieras!

¡no me mates!

¡haré todo lo que tú me pidas!

¡de verdad, tío! ¡todo!

¡te lo juro por mis hijos!

¡por todos mis muertos!

¡pero por favor!

¡por favor te lo pido!

¡no me mates!

la primera mojada

(con un pincho sacado

de la pata de una cama

- un conan -)

le entró por la boca abierta

le atravesó la lengua la garganta

y salió por la espalda.

la segunda se la espetaron

en la nuca.

le rompió los dientes

y terminó de reventarle

la cabeza.

 

Volver a índice