(última actualización: 9 noviembre 2009)
English version
APRENDER A LEER EL RITMO ESCRITO
Entender el compás y los valores temporales

Casi todos los ritmos consisten en grupos de dos o de tres tiempos. Mucha música antigua se marca en dos tiempos, los valses llevan un ritmo de tres tiempos y la mayor parte de la música pop lleva un ritmo de cuatro tiempos (dos grupos de dos). Otros ritmos con seis y ocho tiempos llevan, en el fondo, grupos de tres y dos tiempos, respectivamente.

Si no entiendes bien algún término en el siguiente texto, echa un vistazo al primer gráfico que se ve a continuación.

Al comienzo de una partitura se suele ver dos números, uno encima del otro, como una fracción. Este símbolo se llama compás y sirve para definir el sonido y la escritura del ritmo. El número superior indica la cantidad de tiempos entre las barras verticales en que se divide el pentagrama. Por ejemplo, un compás de tres por cuatro indica que la música lleva un ritmo de tres tiempos por cada compás escrito. El número inferior representa la clase de nota que vale un tiempo. Suele ser un cuatro, que representa la negra, o un ocho, que representa la corchea. En el caso del compás de tres por cuatro, sería un ritmo de tres tiempos en el cual cada negra vale un tiempo. Un compás de seis por ocho indica que lleva un ritmo de seis tiempos en el cual cada corchea vale un tiempo. Para la gran mayoría de la música que hay, se puede utilizar los compases de cuatro por cuatro, tres por cuatro, y tres por ocho.

Ahora que sabemos interpretar el esquema rítmico de una partitura, tendremos que fijarnos en los valores temporales (la duración de las notas). En casi todos los tipos de música, cuando una nota suena durante dos o más tiempos, se representa en el papel con un círculo blanco. Cuando una nota suena durante un tiempo, se representa con un círculo negro, y cuando suena durante menos de un tiempo, las notas negras aparecen unidas por barras horizontales. Estas barras son casi siempre sencillas o dobles.

Negras (1 tiempo)

Vamos a ver cómo funciona todo esto con un compás de cuatro por cuatro. Utilizando las palmas, contando en voz alta, marcando con el pie o de la forma que tu prefieras, pon en marcha un ritmo de cuatro tiempos perfectamente espaciados. Después vas contando los tiempos en voz alta: "un, dos, tres, cua(tro)". En el siguiente ejemplo, cada tiempo está representado por una negra, que son los círculos negros con su tallo. Cada nota aparece por separado, sin estar unida a otra.
 

las negras y vocabulario básico

El pentagrama lleva barras que la divide en compases. El compás de cuatro por cuatro nos indica que cada compás contiene cuatro tiempos, y que cada tiempo se representa con una negra, que es un círculo negro con tallo. Es un ejemplo muy sencillo de un compás de cuatro por cuatro, el cual vamos a seguir aplicando en los siguientes ejemplos. Hacia el final de este documento veremos ejemplos de otros compases.

Corcheas (1/2 tiempo)

El ejemplo anterior coloca una nota en cada tiempo del compás, pero cuando hay varias notas dentro de un tiempo, se utilizan barras horizontales que conectan los tallos de las notas. Dos notas distribuidas de forma igual en un solo tiempo se llaman corcheas. Las notas aparecen en el pentagrama unidas por una barra que las agrupa en un tiempo. Cuando hay medio tiempo de silencio, y por tanto una sola nota, la barra se queda en al aire por encima de esa sola nota. Se llama corchete (véase gráfico). Retoma el marcaje del ritmo de cuatro por cuatro, y ahora coloca una "y" justo entre los tiempos (piensa en una marcha militar, no en un ritmo de swing).

las corcheas y más vocabulario
Ahora vuelve a marcar el ritmo pero pensando en ese ritmo de swing, en el cual la "y" está más cerca del tiempo siguiente en vez de estar justo en medio (en realidad es la sílaba "a" de los tresillos). Los distintos estilos de música suelen emplear uno de los dos ritmos. El ritmo de swing se indica a veces al comienzo de la partitura con un pequeño símbolo como, que significa que todas las corcheas en la pieza deban interpretarse como la primera y tercera nota de un tresillo.

Tresillos (1/3 tiempo)

Si dividimos cada tiempo en tres partes iguales nos da otro aire, pero seguimos con una sola barra. Debería haber un pequeño número tres encima de cada barra para indicar este aire, pero a veces es innecesario, ya que podemos ver claramente los grupos de cuatro tiempos por compás (a veces es necesario, pero lo veremos más adelante). Las sílabas para contarlo podrían ser, "un y a, dos y a, tres y a...". Procura mantener las sílabas espaciadas igualmente al pronunciarlas. Hay varias maneras de dividir un tiempo en tres partes, pero sólo una de ellas emplea tercios iguales.

tresillos

Semicorcheas (1/4 tiempo)

Para dividir un tiempo en cuatro partes iguales empleamos dos barras, como se ve en el gráfico. Se llaman semicorcheas:

semicorcheas

Quintillos (1/5 tiempo), seisillos (1/6) y septillos (1/7)

Las divisiones de cinco, o quintillos, no se oyen frecuentemente, salvo en el flamenco, y son cinco notas conectadas por la doble barra. Las divisiones de seis, los seisillos, son mucho más frecuentes y también emplean la doble barra. Los seisillos son dobles tresillos. En una partitura, ambos valores deberían llevar encima el pequeño número que indica las partes iguales en los que se ha dividido el tiempo. Los septillos, la división de un tiempo en siete notas iguales, se oye poquísimas veces, pero seguiría la misma regla.

Fusas (1/8 tiempo)

Al dividir un tiempo en ocho partes iguales (es muy rápido) utilizamos la triple barra, y estas notas se llaman fusas. No se usan muy a menudo, pero a veces los adornos pueden escribirse de esta forma en una partitura.

Redondas, blancas y blancas punteadas

Hasta aquí sólo hemos visto notas que duran un tiempo o menos. También se puede sostener una nota durante varios tiempos, y hay símbolos que lo representan. En vez de la negra usamos un círculo blanco sin tallo que se llama redonda, que indica una duración de cuatro tiempos. Cuando la redonda lleva tallo se llama blanca y representa dos tiempos. Un punto al lado de la cabeza de la nota aumenta su duración en 50 por ciento. Se utiliza una blanca punteada para indicar una duración de tres tiempos. Mira esto:

redondas, blancas y blancas punteadas

Resumen

Ya hemos visto muchas cosas. El gráfico a continuación resume los símbolos presentados hasta ahora. El nombre es la forma de referirse a la nota y el número o la fracción se refiere a cuántos tiempos dura la nota en un compás de cuatro por cuatro. Tendrás que memorizar todas las formas y valores de las notas, desde la redonda (círculo hueco sin tallo, cuatro tiempos) hasta la fusa (triple barra o corchete, la octava parte de un tiempo).

los símbolos para los distintos valores

Otros compases, notación de tresillos

Todos los ejemplos que hemos visto hasta ahora llevan un compás de cuatro por cuatro. Es tan corriente este compás que a veces se representa con una ce mayúscula grande en vez de la fracción que hemos visto. El compás de tres por cuatro representa los ritmos de tres tiempos como el vals. Con un compás de tres por ocho, se podría escribir estos mismos ritmos, aunque la idea se llevaría al papel de otra forma, ya que cada corchea sería un tiempo. Los dos ejemplos a continuación representan una misma idea:

compás de tres por cuatro Tres tiempos / cada negra = un tiempo.

compás de tres por ocho Tres tiempos / cada corchea = un tiempo

A veces se utilizan otros compases para simplificar la notación. Por ejemplo, el compás de doce por ocho para el aire de tresillo de los ritmos de blues y shuffle.

el compás de doce por ocho

En el compás de doce por ocho, el número superior indica que hay doce tiempos por compás y el número inferior significa que cada corchea es un tiempo. En el ejemplo de arriba vemos que hay un total de doce corcheas en cuatro grupos de tres, al igual que habría en un compás de cuatro por cuatro. Son distintas formas de plasmar la misma idea. El compás de doce por ocho se suele utilizar para los ritmos de cuatro tiempos con fuerte aire de tresillo porque con ello no es necesario escribir el pequeño número tres encima de cada barra horizontal. Sin embargo, a veces es necesario escribir el número, ya que las reglas de la escritura musical permiten que las barras horizontales abarquen más de un tiempo. Entonces, el número evita situaciones de ambigüedad, como la que se ve a continuación:
notación de tresillos

La idea empieza con tres corcheas seguidas, y se podría escribir como se ve a continuación, con las tres corcheas unidas:

notación de tresillos

Las notas en el tercer tiempo tienen el mismo aspecto que las del primer tiempo, pero el número indica que se tocan de otra forma. Se aplica la regla a los demás valores temporales que comparten el mismo tipo de barra, o sea, la doble: las semicorcheas, los quintillos, los seisillos y los septillos.

Notas punteadas, ligaduras

Sólo nos queda aprender algunos símbolos más para terminar este breve tratado sobre los valores en el solfeo. Al sostener una nota, dejando que suene, tenemos dos opciones en cuanto a su notación. La primera es una línea en curva que une dos o más notas cortas, formando un valor más largo. La segunda opción se trata de un punto colocado al lado de una nota, lo cual aumenta su duración en 50 por ciento.

las ligaduras representan notas sostenidas
las notas punteadas pueden sustituir a las ligaduras
 
En el primer compás podemos ver que se sostiene la primera nota. La línea en curva es una ligadura e indica que la primera nota se sostiene, sonando la duración de la suma de los valores de las notas ligadas (solo se toca la primera corchea, las demás se dejan sonar). En el segundo y tercer compás vemos formas más coherentes de escribir la idea. En el tercer compás ya no hace falta la ligadura, ya que la negra punteada indica la misma duración que antes (la negra equivale dos corcheas, la punta indica una corchea más, para un total de tres). En las partituras de guitarra, la ligadura también se usa para reflejar los ligados, pero evidentemente no se puede sustituir distintos tonos por una sola nota.

Silencios

Los silencios se llaman de la misma forma que las notas, así que se habla de silencios de corchea, de negra, etc., aunque se representan en el papel mediante una serie de símbolos, los cuales se ven a continuación al final de cada compás. Observa que los silencios de corchea, semicorchea y fusa emplean palitos parecidos a los corchetes de las notas. La notación que precede a cada silencio es lo que queda del valor completo del compás una vez restado el valor del silencio. Recuerda que en estos casos cada compás tiene que contener cuatro tiempos. Es cuestión de sumar enteros y fracciones hasta llegar al número de tiempos por compás. En el último compás del gráfico de abajo, la suma sería "dos + uno y medio + tres octavos + un octavo = cuatro". Hay que fijarse bien en las notas punteadas.

valores de los silencios

Distinguir entre patrones iguales y desiguales

Los ejemplos a continuación contrastan distintas formas de dividir un tiempo entre el mismo número de partes. A la izquierda del gráfico los patrones son divisiones perfectamente iguales de un tiempo, y a la derecha se ven la misma cantidad de divisiones en partes desiguales. Es muy importante que el todo el que toque, cante o baile sepa distinguir entre los patrones "iguales" y "desiguales". El gráfico incluye sílabas para ayudar con el marcaje, pero hay que tener en cuenta que éstas caen de distinta manera en los ritmos binarios y ternarios, ya que un tresillo se compone de unidades de 33,3 por ciento y las semicorcheas de unidades de 25 por ciento. Las sílabas abarcan un solo tiempo y pueden repetirse para proyectar un ritmo. Contando en voz alta, hay que sentir las sílabas entre paréntesis sin pronunciarlas. Todos los ejemplos valdrían para los compases de dos por cuatro, tres por cuatro o cuatro por cuatro, en los cuales cada negra vale un tiempo.

¡El esudio de estas ideas te ayudará a desarrollar tu sentido rítmico!


colecciones de falsetas
índice de recursos