Página inicial Contenido Manifestaciones clínicas Infecciones oportunistasAntirretrovirales Correo

VIH y SIDA

VIH y SIDA

. Tratamiento: Lo que debes saber

Descargar En formato pdf para imprimir

El tratamiento de la infección por VIH
Lo que debes saber

Soy seropositivo. ¿ Qué significa ?
¿ Significa que tengo el SIDA ?

Un resultado positivo en las pruebas de detección del VIH significa que has sido infectado con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el virus que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

La infección por VIH progresa a SIDA cuando tu recuento de células CD4 es menor de 200 células/mm3, y/o cuando desarrollas una enfermedad indicativa de SIDA.

¿ Qué médico necesito ?

El tratamiento del VIH es muy complejo, por lo que tu médico debe ser un experto en VIH y en SIDA. También es importante que sea alguien con quien te sientas cómodo, ya que tendrás que tomar decisiones sobre el tratamiento conjuntamente con él.

¿ Qué pruebas médicas tengo que hacerme ?

Antes de iniciar el tratamiento contra el VIH, tu médico debe conocer tu historial médico completo, hacerte un examen físico, y pedir varios análisis de sangre. Estos análisis incluyen: un hemograma completo, un recuento de células CD4, y un test de la carga viral.

Además, tu médico debe pedir otras pruebas de infecciones, como el test de la tuberculina o, si eres mujer, un examen ginecológico con Papanicolau. Dependiendo de tus síntomas, es posible que tu médico decida realizar otras pruebas.

¿ Qué es el recuento de células CD4 ?

Un recuento de células CD4 es una medida del estado del sistema inmunitario, el mecanismo natural del cuerpo humano para protegerse frente a las enfermedades.

El VIH infecta a las células CD4, y las utiliza para replicarse (hacer copias de sí mismo). Las células infectadas por el VIH mueren, el sistema inmunitario se debilita, el organismo no puede defenderse y la persona puede desarrollar enfermedades oportunistas.

Con el recuento de células CD4 sabremos cuántas de estas células contiene una muestra de tu sangre. Es importante hacerse esta prueba antes de iniciar el tratamiento porque con ella sabremos en qué estado se encuentra tu sistema inmunitario, y porque nos dará el valor inicial (o basal) del recuento de células CD4 que más tarde nos ayudará a determinar si el tratamiento funciona.

¿ Qué es la carga viral ?

La carga viral es la cantidad de VIH que hay en la sangre de una persona infectada. Las personas con una carga viral alta tienen más posibilidades de progresar rápidamente a SIDA que las personas con niveles bajos de virus.

Con el test de la carga viral se mide la cantidad de VIH en la sangre de una persona. Es importante realizar esta prueba antes de iniciar el tratamiento porque con ella sabremos cuánto ha progresado la infección por VIH, y también porque nos dará el valor inicial (o basal) de la carga viral que más tarde nos ayudará a determinar si el tratamiento funciona.

¿ Qué es el tratamiento antirretroviral ?

El tratamiento o terapia antirretroviral es la utilización de fármacos para reducir la carga viral del paciente.

La mayoría de las personas que inician tratamiento antirretroviral logran reducir la carga viral a niveles indetectables (menos de 500 copias en cada ml de sangre) en unas 12-16 semanas. Sin embargo, el tratamiento antirretroviral es muy complejo, y los resultados pueden ser muy diferentes en personas distintas.

Está demostrado que la terapia antirretroviral logra que mejore la salud de las personas seropositivas con SIDA avanzado y con sistemas inmunitarios muy debilitados. Además, muchos expertos creen que el tratamiento también beneficia a las personas seropositivas que se encuentran en fases más tempranas de la infección.

Iniciando el tratamiento

¿ Cómo decidiremos mi médico y yo si debo iniciar el tratamiento ?

En el gráfico hemos resumido las últimas recomendaciones médicas para iniciar el tratamiento antirretroviral. Pero debes hablar con tu médico sobre si el inicio del tratamiento será bueno para tí, y sobre otras opciones que puedas tener.

Algunos factores importantes al decidir si iniciar el tratamiento son si estás en una fase avanzada de la enfermedad o si tienes síntomas de VIH, así como los resultados de tus análisis de carga viral y de recuento de CD4.

Otros factores muy importantes son tu propia voluntad de iniciar el tratamiento, así como las posibilidades de que estés dispuesto a seguirlo y cumplirlo. La adherencia al tratamiento es muy importante, porque cuando el paciente se salta tomas o durante un tiempo no toma los fármacos pueden aparecer resistencias (es decir, el VIH ya no será sensible a la terapia).

También debes tener en cuenta los beneficios potenciales del tratamiento frente a sus posibles riesgos. Por ejemplo, si decides iniciarlo ten en cuenta que seguramente deberás continuarlo durante mucho tiempo, posiblemente de por vida (con los inconvenientes de tener que tomar muchas pastillas cada día). Incluso cumpliendo con el tratamiento es posible que desarrolles resistencia a los fármacos. Y además las medicaciones presentan efectos secundarios, interacciones con otros fármacos, y toxicidades. Habla con tu médico sobre los beneficios y riesgos potenciales de la terapia.

Estoy infectado con el VIH pero no tengo síntomas. ¿ Debo iniciar la terapia ?

Tú y tu médico debéis considerar varios factores para poder tomar la decisión. Como ya hemos dicho, tu carga viral y recuento de CD4 ayudarán a determinar si debes iniciar el tratamiento. Asimismo deberás considerar en qué medida serás personalmente capaz de cumplir con el tratamiento, y tener en cuenta sus beneficios y riesgos potenciales.

Mi médico y yo hemos decidido no tratar de momento mi infección por VIH. ¿ Tengo que seguir haciéndome pruebas ?

Sí.
En general, las personas seropositivas que no han empezado el tratamiento deben realizarse un análisis de carga viral cada 3-4 meses, y un recuento de CD4 cada 3-6 meses.

He decidido empezar la terapia: ¿ qué tipo de fármacos deberé tomar ?

Los fármacos antirretrovirales se utilizan para frenar la replicación viral (es decir, para impedir que el virus se copie a sí mismo). Esto ayudará a frenar la progresión de la enfermedad por VIH.

Existen tres tipos de fármacos antirretrovirales aprobados:

  • inhibidores de transcriptasa inversa análogos de los nucleósidos (NRTI)
  • inhibidores de la proteasa (IP)
  • inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de los nucleósidos (NNRTI)

El tratamiento preferido contra el VIH consiste en una combinación de al menos 3 fármacos. En general, no se recomienda tomar sólo 2 NRTI (porque en la mayoría de las personas el descenso inicial en la carga viral que se logra no se puede sostener en el tiempo); tampoco se recomienda tomar un sólo fármaco antirretroviral (excepto en el caso de las mujeres embarazadas, que pueden tomar un NRTI llamado zidovudina o AZT para reducir el riesgo de transmisión al hijo).

Soy seropositiva y estoy embarazada. ¿ Debo tratarme ? Mi hijo, ¿ será seropositivo ?

Si estás embarazada o sospechas que puedes estarlo, debes hablar con tu médico sobre los beneficios y riesgos potenciales del tratamiento tanto para ti como para el bebé.

También deberás considerar tu carga viral y recuento de CD4, el estado de gestación en el que te encuentres, y si ya habías empezado tratamiento antirretroviral antes del embarazo.

Nadie puede saber con seguridad si tu hijo nacerá infectado con el VIH. Sin embargo, puedes tomar algunas medidas para reducir el riesgo de transmitir el VIH a tu hijo.

Hoy por hoy, el único fármaco que se ha demostrado capaz de reducir el riesgo de transmitir el VIH al bebé es la zidovudina (AZT): el tratamiento debería empezar tras la 14ª semana de gestación y continuar hasta que llegue el parto. Mientras dura el parto, la madre recibirá AZT administrado intravenosamente. Tras el nacimiento, el bebé recibirá zidovudina durante las 6 primeras semanas de vida.

Durante el tratamiento

¿ Qué puedo hacer para maximizar el éxito del tratamiento ?

Ya hemos dicho que la adherencia al tratamiento (su cumplimiento sin saltarse dosis y de acuerdo con las instrucciones para tomar cada fármaco) es crucial para conseguir una reducción sostenida de la carga viral.

Utiliza los sistemas que prefieras para lograr que te adhieras lo máximo posible a tu plan de tratamiento (organízate las pastillas en cajas con compartimentos, utiliza alarmas o despertadores para recordar cuándo debes tomar las dosis, planea por adelantado las tomas que necesitarás los fines de semana o cuando estés de vacaciones, nunca te quedes sin medicación).

¿ Cómo sabré si mi tratamiento está funcionando ?

En general, la carga viral es el factor más importante a tener en cuenta para determinar si las medicaciones están funcionando.

Otros factores importantes son el recuento de CD4, tu historia clínica reciente, y lo que tu médico pueda descubrir en un examen físico.

Debes volver a hacerte la prueba de la carga viral de 2 a 4 semanas después del inicio del tratamiento.
Si éste funciona, la carga viral deberá estar bajando, y deberá continuar bajando mientras continuas la medicación.

Mientras estés en tratamiento, deberá analizarse tu carga viral cada 3-4 meses para asegurar que la terapia sigue funcionando. Si tu carga viral no es indetectable unos 4-6 meses después de haber empezado el tratamiento, deberías hablar con tu médico sobre la posibilidad de cambiar la medicación.

La rapidez o la medida en que descienda tu carga viral depende no sólo de los fármacos que estés tomando, sino también de factores como la carga viral y el recuento de CD4 basales (antes de iniciar la terapia), de si has usado fármacos antirretrovirales en la actualidad, de si sufres alguna enfermedad relacionada con el SIDA, o de hasta qué punto estés cumpliendo con tu tratamiento. Habla con tu médico si estás preocupado porque tu carga viral no se reduce.

Los recuentos de CD4 también ayudan a determinar si el tratamiento funciona. Tras iniciar la terapia, deberías hacerte una analítica para saber el recuento cada 3-6 meses. Habla con tu médico si estás preocupado por tu recuento de células CD4.

Soy seropositivo, pero mi carga viral es indetectable.
¿ Qué significa ? ¿ Estoy curado del VIH ?

No, una carga viral indetectable no significa que hayas curado el SIDA o la infección por VIH.

Sólo significa que la cantidad de virus que hay en tu sangre es tan pequeña que el análisis no la puede detectar.

Pero sigues estando infectado con el VIH y debes continuar practicando las reglas básicas de prevención.

También debes seguir visitando a tu médico regularmente.

Mi médico quiere cambiar mi medicación. ¿ Por qué es recomendable cambiarla ?

Hay dos posibles razones para el cambio de medicación.
Una es intolerancia a los fármacos (efectos secundarios que hacen muy difícil que puedas seguir con el tratamiento prescrito).
La segunda razón es un fracaso de la terapia (tu carga viral no se está reduciendo).

Tu médico te podrá aclarar por qué es necesario el cambio de tratamiento.

Si la causa es la intolerancia a los fármacos, tu médico puede sustituir los medicamentos que están causando el problema por otros de la misma potencia y clase.

Si la causa del cambio es un fracaso de la terapia, y cuando sea posible, tu médico deberá cambiar todos los fármacos que estuvieras tomando por otros que nunca hayas utilizado. Si has estado tomando 3 fármacos y no todos pueden cambiarse, entonces deberás cambiar al menos 2 medicamentos.

Esto es muy importante para reducir el riesgo de que el VIH se haga resistente a los fármacos.


Decisión para tratar

© VIH y  SIDA, 1.996 - 2.000
*** ***  REVISIÓN, Junio 1.999