EL EQUILIBRIO DE FUERZAS

DEFINICIÓN

Cómo pasar de la oposición de fuerzas y de sexos al equilibrio entre los mismos a través de la mezcolanza, la colaboración y la risa.

OBJETIVOS

El inicio del juego hay que plantearlo como la tensión entre los dos sexos, y como a través de un juego se puede vivenciar la superación de las diferencias, mezclándose en grupos, en principio, estereotipados.

Reflexión: la risa sirve para unir a la gente más allá de sus diferencias y poner de relieve las semejanzas y aquello que compartimos.

PARTICIPANTES

Chicos y chicas, a partir de 6 años. Número de participantes: grupos de unas 20 personas en adelante

MATERIAL

Una cuerda gruesa, firme que no se rompa tirando de ella hacia los dos extremos.

CONSIGNAS DE PARTIDA

Separarse en dos grupos de chicas y chicos. El juego comienza tirando suavemente cada grupo en un sentido y cuando un grupo comience a vencer (normalmente el de los chicos), de ellos saldrá un chico, dirá, cantará o realizará algo gracioso imitando exageradamente a las chicas y se colocará al otro lado. Así sucesivamente en cada lado hasta que se equilibren las fuerzas. No tirar fuerte de la cuerda sino progresivamente.

DESARROLLO

Con una cuerda bien larga, en una mitad agarran las chicas (mujeres) y del otro lado los chicos (hombres). Comienzan a tirar suavemente hacia un lado unas y otros, aumentando la fuerza gradualmente. En cuanto los chicos comiencen a ganar terreno, se para el juego uno de ellos sale de entre los chicos, comienza a hablar o cantar, hace cualquier cosa que le parezca de chica (exagerándolo para hacer reír) y se une a las mujeres. El juego consiste en equilibrar las fuerzas, de modo que cuando las chicas comienzan a ganar deben antes de pasar al bando contrario hacer algo simpático sobre los contendientes.
Lo normal es que este juego termine soltando la cuerda en un ataque de risa.

EVALUACIÓN

El inicio del juego hay que plantearlo como la tensión entre los dos sexos, y como a través de un juego se puede vivenciar la superación de las diferencias, mezclándose en grupos, en principio, estereotipados. Analizar si se sentían más cómodos al principio en un grupo homogéneo o no y por qué. Analizar lo fácil que es cambiar de criterio y cómo la risa ayuda a cambiar una situación establecida (la risa como elemento de distensión).

La risa sirve para unir a la gente más allá de sus diferencias y poner de relieve las semejanzas y aquello que compartimos.

Analizar la posibilidad que existe en todo conflicto de pasar de una postura de competición a una de colaboración.

FUENTE

Enviado por Mª Angustias Molina Almazán del libro "La cultura del conflicto" de Marc Howard Ross. Ediciones Paidos, Barcelona-Buenos Aires-México (1995).


Volver al índice principal

Volver a los juegos de cooperación