logo_AEPA
Raúl y UVA



Raul y UVA La entrega de UVA a Raúl supuso, en junio de 2000, una gran recompensa por todo el trabajo que habíamos hecho en AEPA.

Desde el principio Raúl y UVA se adaptaron muy bien y se hicieron amigos muy pronto. Una buena relación entre el dueño y el perro es fundamental para que el equipo funcione bien.
Después de varias sesiones de juego y de paseos con UVA, Raúl tuvo que aprender a manejar a su perra y tuvo que hacer muchas sesiones de preparación durante un par de meses antes de llevársela a su casa: la preparación no sólo es práctica, sino que incluye conocimientos teóricos para que el dueño comprenda el porqué del comportamiento del perro y sepa seguir sacando de él todo lo mejor.
Tenemos que agradecer a Raúl su paciencia con la perra, su curiosidad por saber más cosas sobre ella, por aprender, sus ganas de pelear para poder llevársela a todas partes con él... ha sido un auténtico placer trabajar con él y saber que cuida tan bien de UVA. Muchas gracias de todo corazón Raúl :)

la familia de Raúl con UVA

Para solicitar un perro de asistencia, todos los miembros de la familia deben de aceptar la llegada del nuevo miembro y también deben aprender nociones básicas para manejarlo. En la familia de Raúl, UVA ha encontrado un buen hogar, amigos que le quieren, mucho sitio para jugar y para correr... Para nosotros es una gran satisfacción verla feliz en esta foto rodeada de su nueva familia.

En octubre de 2000, Raúl nos manda estas fotos de sus juegos con UVA: UVA está atenta al palo, Raúl lo lanza y UVA lo trae de nuevo a su dueño.

jugando con UVA jugando con UVA jugando con UVA

En octubre de 2001, Raúl escribe esta carta para la revista "Integración" (revista de la asociación de implantados cocleares). Raúl explica en sus propias palabras su relación con Uva, la perra con la que comparte su vida y se ha convertido en sus oídos.

"Un día en la televisión, en un programa de Antena · "Ver para creer" salió un pequeño reportaje sobre perros-guía para los discapacitados. Me interesé y llamamos por teléfono. (...) Por eso, me puse en contacto escrito con AEPA, por primera vez, me invitaron que me fuera a Leganés varios fines de semana durante meses para conocer y para aprender cosas de mi futura perra-guía.
Mi perra-guía se llama UVA, es pastor alemán mixto, ha sido abandonada de cachorrita en Madrid y la recogió la Unidad de Vigilancia Administrativa de la policía y le pusieron el nombre de la unidad "UVA".
UVA estuvo durante casi un año con la policía de esta unidad, vivía suelta en un parking y algunos policías le encariñaban. Cuando la perra tuvo 16 meses quisieron llevarla a la perrera y AEPA, al conocer el caso, la recogió y les pareció que tenía cualidades como perro-guía para sordos.
AEPA asegura que soy la primera persona sorda con su primera perra-guía para sordos en España. Este es el primer paso en la historia de los sordos en España en el siglo XXI.
Vivo solo en mi casa y UVA se adapta muy bien a mi discapacidad auditiva. En casa ella es tranquila y esté muy atenta a todo lo que sucede. Cuando llama el timbre de la puerta y no llevo audífonos puestos, la perra me avisa. Cuando suena el despertador por la mañana, mi perra me avisa dándome sus patas delanteras en mi cama, nunca falla, es puntual, rápida y siempre me llama.
Una noche de madrugada, un vecino llamó al timbre del portero y UVA me avisó, me desperté extrañado a esas horas, miré a mi perra dirigiéndose al sonido del timbre del portero. Miré por la ventana para saber quien era y mi vecino me hizo señales que me pidió disculpas porque se había confundido el timbre de que iba a llamar a su mujer.
UVA nunca está en mi habitación cuando duermo, esté en el pasillo y en el distribuidor con sus colchonetas en el suelo para dormir. Tengo gran seguridad con mi perra-guía, ya estoy más tranquilo viviendo solo por si surge algo en mi casa como por ejemplo un incendio, un intruso que intente entrar en mi casa o cualquier otro ruido extraño, siempre me avisa.
En la calle, con correa y con el arnés puesto con el logotipo de AEPA, muy tranquila a mi lado izquierdo. UVA me obedece para sentar, tumbar y estar quieta con gestos, diferentes a los lenguajes de signos de los sordos que utilizan, y también con la voz si le digo "sienta", "tumba" y "quieta".
(...)Ella es mis oidos, me avisa de los ruidos tanto en casa como en la calle. Un dia, en la calle, un camión hormigonera que iba muy deprisa, iba a cruzar en la calle y UVA se paró en seco con la correa en la mano, noté a UVA parada, miré alrededor y me di cuenta que venía un camión hormigonera sin parar. ¿Qué haría yo sin UVA? ¡Ella me guía y me avisa!
Después los fines de semana jugué con UVA a la pelota en el campo, corriendo, saltando, jugando y nos lo pasamos fenomenal. Es muy importante para que UVA haga ejercicio y se relacione más con su amo (yo) para que se haga más fiel conmigo.
Con las visitas con amigos, se porta muy bien, porque es una perra-guía para sordos, es sociable, educada y obediente a su amo (yo). Estoy muy contento con mi perra guía y gracias a AEPA por todo lo que han hecho conmigo.!


e-mail| Perros de asistencia | Preguntas habituales | Nuestro trabajo | AEPA miembro de ADI | Colaborar | Cuestionario para personas discapacitadas | Nuevo | Enlaces|
Equipos: Maria del Mar y Senda | Jose Andrés y Rocco | Rafa y Kayla
Legislación en materia de perros de asistencia | Enlaces | Libros sobre adiestramiento | Página principal |