logo_AEPA



PERROS DE EPILEPSIA

SEIZURE DOGS: SEIZURE ALERT DOGS / SEIZURE RESPONSE DOGS

Los perros de epilepsia se pueden clasificar en dos grupos: perros de alerta y perros de respuesta.
Algunos perros pueden pertenecer a ambos grupos, como es el caso de Maybe, la perra que ves en la imagen.

HACHIKO
Durante los días 4 y 5 de marzo de 2006 tuvimos como profesora de nuestro programa de formación de adiestradores a Caroline Thienpont, fundadora y responsable de la Asociación belga HACHIKO, que vino acompañada de Christine Prajanova, usuaria de la perra “Maybe”. Christine Prajanova es epiléptica y vive con “Maybe”, adiestrada por HACHIKO, desde hace 3 años.

A la izquierda Caroline Thienpont, fundadora y adiestradora de HACHIKO.
A la derecha Christine Prajanova con Maybe.

En HACHIKO (Bélgica), los perros no se adiestran para alertar de ataques de epilepsia pero después de un tiempo de convivencia, 3 de los 4 perros que han entregado los han acabado detectando.
No existen evidencias de síntomas previos a un ataque epiléptico por lo que no suele ser posible adiestrar a perros para que detecten con anterioridad ese ataque. Sin embargo si es posible adiestrar a estos perros para que hagan cosas importantes para personas que tienen ataques epilépticos. Pero tenemos que dejar claro que en HACHIKO no enseñan a los perros a prever un ataque, esto es algo que quizás suceda después de que el perro y el dueño lleven viviendo juntos algún tiempo. Según los datos de que disponía Caroline, sólo un perro de cada tres entregado por otras entidades es capaz de avisar al usuario de que va a sufrir un ataque. En HACHIKO han entregado cuatro perros y tres de ellos han sido capaces de avisar con antelación a que se produzca el ataque.

No existe ningún resultado científico que explique cómo un perro puede detectar la llegada de un ataque epiléptico. A pesar de ello, está admitido que algunos perros tienen esta capacidad, aunque está localizada solamente en su dueño [véase la bibliografía científica que se detalla más abajo].

Características de los perros de respuesta a ataques: Los perros que utilizan son labradores y golden que han sido adiestrados en todas las labores generales de los perros de asistencia. Sin embargo ahora se plantean realizar un programa específico para este tipo de perros.
Las características idóneas para ser un buen perro de ataques epilépticos son: que sea muy receptivo, dotado de una sensibilidad especial, activo y con mucha iniciativa porque tendrá que tomar decisiones, a veces encadenadas, sin que haya comandos (órdenes) en cuanto se produzca un ataque.

Características de los usuarios:
Hay muchos tipos de epilepsias, desde personas que tienen pequeños ataques que pasan casi desapercibidos hasta los que sufren grandes ataques de larga duración con convulsiones. El problema de los ataques suelen ser las caídas, los golpes, heridas y contusiones que se producen a consecuencia de esos ataques.
A los posibles usuarios se les realizan varias entrevistas que determinan si el perro les va a ser de utilidad, pero principalmente los requisitos imprescindibles son: que le gusten los perros; que sufran al menos una crisis al mes para que el perro no olvide lo que ha aprendido; y tener sentido de la responsabilidad. No admiten a ninguna persona que no haya sufrido un ataque en los dos años previos a la solicitud.

Hay casos de personas que tienen ausencias (pérdidas de consciencia). Es difícil enseñar a un perro que su dueño ha sufrido una ausencia, porque a veces permanecen en la misma posición y no se aprecia ningún cambio. Solamente, si el perro llevara tiempo conviviendo con el usuario, podría llegar a ser capaz de detectar esas ausencias, incluso estando en habitaciones separadas. No se sabe muy bien como lo detectan los perros (puede ser una combinación de muchas cosas) pero el caso es que a veces también lo detectan.

El adiestramiento de estos perros: algunos ejercicios especiales
El adiestramiento del perro de ataques epilépticos es el mismo que el adiestramiento del perro destinado a asistir a una persona con alguna discapacidad física, pero también se adaptan a posibles necesidades especiales de los usuarios. Hay perros que buscan ayuda y va a ser necesario enseñarles a que abran la puerta, otros avisarán a alguien pulsando un botón, y también se les enseña a traer objetos al usuario como son el teléfono y las medicinas.
En ocasiones, si el usuario pierde la consciencia temporalmente, el perro se tumbará junto a él manteniendo el contacto físico mediante una pata, por ejemplo. De esta forma, cuando el usuario vuelva en sí, desorientado, tendrá un punto de referencia y sabrá que ha sufrido un ataque. A continuación, deberá dar una CLAVE al perro para que éste se levante.

En la calle: cruzar de forma segura
Cuando “May be” sale a la calle junto a su dueña va provista de: un collar, una correa de paseo, un arnés provisto con un bolsillo con cremallera en donde lleva un papel que dice:” NO SE PREOCUPE, A MI DUEÑA LE HA DADO UN ATAQUE EPILEPTICO. EN PRINCIPIO NO DEBE HACER USTED NADA PERO SI ESTUVIERA PREOCUPADO POR FAVOR LLAME AL MEDICO, ESTE ES EL NUMERO”, también va provista de una correa de seguridad que va atada a la muñeca de su usuaria. En caso de sufrir un ataque, mediante esa correa la perra permanece junto a ella. “May be” también ha sido adiestrada para cruzar las calles con su usuaria de forma segura. Al cambiar de pavimento o cuando llegan a un bordillo, la perra se queda sentada y quieta hasta que la usuaria le da cuatro comandos en el mismo orden y siempre con la misma entonación. Si la usuaria no lo realiza de forma correcta, la perra no se mueve, aunque tire de ella. El hecho de que la dueña cometa algún error puede ser signo de que le pasa algo y por seguridad, la perra va a evitar que cruce la calle.

Cuando el perro empieza a detectar que algo va a suceder:
Cuando el perro ha sido entregado y lleva un tiempo conviviendo junto al usuario, éste debe observar si el perro realiza algún comportamiento en particular antes de que aparezca un ataque. Esas observaciones deben ser registradas detallando el día, la hora y el comportamiento “raro” que ha manifestado el perro. De esta forma se va a poder determinar el comportamiento preciso que realiza el perro antes de que se produzca el ataque, y también el tiempo que pasa hasta que se produce ese ataque. Así, el usuario puede prepararse de forma adecuada para no sufrir daños por caídas, golpes, etc.
Muchas veces estos comportamientos del perro se pueden moldear para obtener otros comportamientos que resulten de más utilidad.

El caso especial de Christine y Maybe:
La epilepsia de Christine consiste en los siguiente: ella tiene un ataque repentino, se cae al suelo y durante unos dos minutos no reacciona a nada, después de esos dos minutos se queda dormida y no es capaz de despertarse por si misma.
Ella ha sido ingresada varias veces por pulmonía por haberse caído en invierno y quedar varias horas en el suelo. De todas formas, aún en ese estado de “sueño”, el primer sentido que se despierta es el oído. Acudió a HACHIKO y contó su caso. Pensaron en que una posible solución sería que la perra empezara a ladrar pasados unos 2 minutos después del ataque. Pero el perro no tiene sentido del tiempo y tampoco parecía viable hacer que el perro ladrara incesantemente durante 2 ó más minutos.
Así que decidieron tener “ocupada” a Maybe durante 2 minutos antes de que empezara a ladrar al oído de Christine. Han enseñado a “May be” a que en ese tiempo vaya a buscar los medicamentos ya que cuando Christine se despierta necesita tomarlos para no sufrir un segundo ataque. Generalmente el estuche de medicamentos está en algún lugar de su casa por lo que “Maybe” va muy tranquila, abre las puertas y los muebles necesarios hasta encontrarlo. Después regresa junto a su dueña, deja las medicinas cerca de su cabeza y se queda tranquilamente a su lado. Este tiempo suele ser suficiente pero a veces “Maybe” espera algo más para empezar a ladrar.
Pasado ese tiempo, comienza a ladrar varias veces. Si “May be” ve que no pasa nada (su dueña no se mueve) permanece tranquila y al ratito comienza con otra serie de ladridos y así hasta que la usuaria vuelve en sí y se incorpora. Pero si no se despierta, “Maybe” sigue trayéndole cosas: el móvil, las gafas, el mando de la tele… de forma que cuando Christine se despierta es capaz de calcular aproximadamente la duración de su ataque viendo las cosas que tiene alrededor. La dueña a continuación le puede indicar a la perra que le traiga otros objetos que necesite como pueden ser: más medicamentos o incluso el teléfono.

Christine y “Maybe” realizaron una exhibición para nosotros que tenemos grabada en este vídeo de 7 MB. que dura unos 5 minutos.
Durante la exhibición Christine fingió una caida. Maybe le trajo sus medicinas y esperó 4 minutos y medio para empezar a ladrar a su oido y así despertarla.

Haz clic en la imagen para ver el video

Maybe también avisa de que un ataque va a suceder:
“Maybe” es además un caso único en el mundo, que ellos conozcan, ya que es capaz de avisar dos veces antes de que se produzca el ataque (El resto de perros avisa una sola vez). No se sabe cómo puede suceder que un perro avise. No hay evidencias que demuestren que existe un cambio evidente en las personas que se pueda medir o evidenciar de alguna forma.
Es posible que sea una combinación de cosas imperceptibles para los humanos pero que los perros puedan percibir después de un tiempo de convivencia. Avisar de que ataque va a suceder es muy importante para los dueños ya que les permite adoptar posturas seguras, avisar a alguien, etc.

El comportamiento que manifiesta “Maybe” es muy peculiar: chupa las manos de su usuaria muy fuerte (a conciencia) entre los dedos, y si ésta intenta esconder las manos, “May be” las busca o intenta meter el hocico en sus corvas. El primer aviso lo hace aproximadamente 12 horas antes de que se produzca el ataque, y el segundo aviso de 2 a 4 horas antes del ataque. El aviso más próximo que ha dado antes de que la usuaria sufriera un ataque ha sido de15 minutos. Generalmente los ataques le llegan cuando todo ha vuelto a la calma después de situaciones que la dueña considera algo estresantes. Cuando fuimos a comer con ellas el domingo, después de que el seminario hubiera finalizado, fuimos testigos de cómo “Maybe” empezaba a chupar los dedos y las manos de su dueña. Christine nos dijo que probablemente, en cuanto regresara a Bélgica, sufriría un ataque.

Christine y Maybe están juntas las 24 horas del día. Sin duda esto ha sido fundamental para que Maybe haya desarrollado la capacidad de prevenir los ataques de Christine. Al igual que en los casos recogidos en las publicaciones científicas, Maybe no falla prácticamente nunca. Como dice Christine, "cuando me da el aviso, ese día, procuro no limpiar las ventanas de casa..."
La vida de Christine Prajanova ha cambiado desde que tiene a “Maybe”. Hacía más de 20 años que no se atrevía a salir a pasear ella sola por miedo a tener un ataque. Últimamente ni siquiera se atrevía a salir sola al jardín durante el invierno. Desde que tiene a su perra ha recuperado su calidad de vida y su independencia.

Descripción detallada de más ejercicios de este seminario .

Más información sobre HACHIKO.

Bibliografía:

  • "Seizure-alert Dogs - fact or fiction?"
    Val Strong, Stephen W. Brown, Robin Walker
    Seizure 1999; 8: 62-65
  • "Should people with epilepsy have untrained dogs as pets?"
    Val Strong, Stephen W. Brown
    Seizure 2000; 9: 427-430
  • "The use of seizure-alert Dogs -- fact or fiction?"
    Stephen W. Brown, Val Strong
    Seizure 2001; 10: 39-41
  • "Effects of Seizure Alert Dogs (R) on frequency of tonic-clonic seizures"
    Val Strong, Stephen Brown, Margaret Huyton, Helen Coyle
    Seizure 2002; 11: 402-405
  • "Seizure-alert Dogs: a review and preliminary study"
    D. J. Dalziel, B. M. Uthman, S. P. McGorray, R. L. Reep
    Seizure 2003; 12: 115-120
  • "Seizure Alert Dogs: Observations from an inpatient video/EEG unit"
    Rafael Ortiz, Joyce Liporace
    Epilepsy & Behavior 6 (2005) 620-622



e-mail|Perros de asistencia | Preguntas habituales | Nuestro trabajo | AEPA miembro de ADI | Colaborar | Programa de voluntariado| Nuevo | Enlaces|
Equipos:
Raúl y Uva | Maria del Mar y Senda | Jose Andrés y Rocco | Rafa y Kayla
Legislación en materia de perros de asistencia | Enlaces | Página principal |